14 may. 2011

Perezosa.

Hoy me he levantado con ganas de comerme el mundo con cuchillo y tenedor, de beberme las lágrimas de alegría que salen por mis ojos, por muy saladas que resulten. Voy a reírme de los complejos y voy a  castigar a la vergüenza. Me sentaré a ver como la gente pasa preocupada de un lado a otro, mientras yo disfruto de la brisa, el sol y el cielo azul. Hoy voy a tomar un café Sturbucks para desayunar, una pizza para comer y tal vez un litro de helado para cenar. Hoy las reglas van a cumplirse, pero a mi manera. Conduciré un coche descapotable, y qué más da que no tenga carné, tú estás a mi lado y me enseñarás. Saldré de fiesta hasta las tantas, y cuando llegue a casa me miraré al espejo y comprobaré que el maquillaje no está en el sitio donde yo lo coloqué. Hoy voy a hacer tantas cosas, que no sé si me dará tiempo a hacerlas todas, pero mientras me lo pienso, voy a dormir un ratito más que aún es temprano.

2 comentarios: