1 jun. 2011

Érase una chica con una falda de tubo.

Ella, que apenas lo entiende. Ella, que no sabe nada de la vida. Ella, con sus sueños por cumplir. Ella, ilusionada con un amor de película. Ella sale de su casa sin saber que hoy será un gran día. Hoy se dará cuenta de lo que es sentirse querida. Un falda de tubo, una camiseta de moda, y unos tacones simples pero perfectos para la ocasión. Algo de perfume en el escote, rimel en las pestañas y rojo en sus labios para dejar huella. Se dirige a su destino, camina con paso firme y decidido. Cuando llega, un beso suave, delicado, nada más. Un hola que tal. Un bien gracias. Dos enamorados, eso es lo que son. Nada más y nada menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario